Bolero a Murcia



Se está vistiendo la huerta,

de oro rubí y esmeralda,

como si fuera una novia,

la hermosa huerta murciana.

Hay sauces arrodillados

entre naranjos en flor,

y en los almendros parece

que al amanecer nevó.

Murcia, cachito de cielo

que Dios una tarde se dejó caer

y de ese cachito nació el más bonito

el más primoroso y florido vergel

Limoneros verdes que se visten de oro,

senderos de rosa se ven por doquier,

naranjos que sueñan con marchas nupciales

la huerta murciana parece un edén.

Camino del Santuario,

Santuario de la Fuensanta,

se oye un concierto de trinos

anunciando la mañana.

El lucerico del alba

hoy está trasnochador

quiere ver la romería

antes que la vea el sol.




Volver al Indice de Canciones