Marina



Para mi alma 

de errabundo parrandero, 

de espíritu torero 

y conquistador, 

solo encuentro una razón 

para que exista, 

y no pierda de vista 

lo que es el amor. 



De esa razón 

que busco en las noches de ronda, 

entre luces y sombras 

hasta amanecer, 

solo una imagen tienen 

mis recuerdos, 

por ella pierdo el sueño, 

quiero verla otra vez 



Estribillo: ¡Marina! 

Es la muchacha que a mi me camela, 

con su sonrisa de luna llena, 

fresca y salvaje 

como el mismo mar. 

¡Marina! 

Es la muchacha que a mi me camela, 

fresca, dulce, ¡Alma serena! 

Y que se deja enamorar. 



Cuando Marina 

deja abierta su ventana, 

y por la madrugada 

me escucha cantar, 

mil estrellas iluminan 

el momento, 

en que a mis sentimientos, 

los dejo volar. 



Ella es la calma 

que sucede a la tormenta, 

y es lo que a fin de cuentas 

voy buscando yo, 

el calor y la dulzura 

de sus besos, 

y tan solo por eso 

canto con pasión. 



Estribillo 


Volver al Indice de Canciones